La base de su éxito


El chasis es un componente esencial de la fórmula del éxito de Canter. La interacción entre el bastidor durable, con un patrón homogéneo de orificios de sujeción, los robustos ejes con potentes frenos de disco y la confortable suspensión asegura una diversidad insuperable, que convierte a cualquier Canter en su especialista personal.



Fahrgestell

 

El bastidor: una buena base sobre la cual construir

 

Las robustas variantes del bastidor del Canter cuentan con una protección duradera contra la corrosión basada en una capa de pintura en polvo, y han sido optimizadas de nuevo para reducir el peso y alcanzar una carga útil extremadamente alta. El patrón universal de orificios de fijación facilita la adaptación de carrocerías y superestructuras de todo tipo y permite aprovechar al máximo la superficie vial, pues hace posible configurar una longitud de carga ideal y acoplar estructuras de todo tipo. A esto se añaden la interfaz de 24 V y numerosas tomas de fuerza para la operación de compresores y bombas hidráulicas.

 

Diversas longitudes de la carrocería

 

Gracias a la amplia gama de distancias entre ejes, es fácil encontrar la longitud de la carrocería ideal para cada campo de utilización.

 

Más confort de conducción en los modelos de 3,5 y 6 toneladas

 

Los modelos de la categoría de 3,5 t cuentan con suspensión independiente en el eje delantero para una conducción relajada gracias a la elevada estabilidad direccional y la precisión direccional en el manejo del volante. Todo ello sin restricciones de la carga útil. Los modelos de 6,0 t están equipados asimismo con suspensión optimizada en el eje delantero y son aval de cualidades de marcha mejoradas y mayor confort de conducción.